martes, 14 de noviembre de 2017

Mi crítica al penoso transporte público de Mallorca

En Mallorca no cabe ni un coche más, todo está saturado por la masificación de vehículos. Y nuestro querido Govern (PSIB junto a Més, con apoyo de Podem), en principio de izquierdas, ecologista, cool y cuqui, sigue sin apostar por el transporte público. Imagino que muchas de las líneas entre Palma y los pueblos de la Part Forana tendrán problemas similares, pero me centraré en los problemas de la línea de autobús que he usado mínimo dos veces por semana, muchas temporadas diariamente, desde 1996, la línea 501.

Add caption


En verano, las frecuencias entre Palma y Cala d'Or son medianamente decentes, no así las condiciones del viaje, gracias a Transabus, con autobuses prácticamente sin espacio para maletas (siendo una línea muy turística), llenos hasta los topes (no es extraño quedarte en tierra porque el bus ya está lleno) y con una calor indescriptible (quizá esté puesto el aire acondicionado, pero nadie lo nota). Estos autobuses cuentan además con otra característica muy interesante: prácticamente solo hay botones para solicitar la parada en las puertas, con lo que debes desplazarte a ellas mucho antes de llegar a la parada, con el consiguiente riesgo de sufrir una caida.

En invierno, las condiciones son justo las contrarias: los autobuses viajan semi-vacios y las frecuencias son prácticamente nulas (más allá de Santanyí, hay que esperar más de cuatro horas entre cada expedición a la capital). De la calefacción, mejor no hablamos.

Hay dos factores que no varían, sea cual sea la estación del año: la impuntualidad y la suciedad (aunque siendo sinceros, ambos hechos se notan más en verano).

Uno, como usuario, se pregunta si no se podría dar un servicio mucho mejor, en temporada baja, uniendo las líneas 501 y 502 hasta Campos, y ahí hacer transbordo para que dividir a los pasajeros que vayan en dirección Cala d'Or y los que vayan en dirección Sa Colònia. Tampoco estaría de más repensar las paradas que hay en cada pueblo; por ejemplo, en el Arenal de Llucmajor hay 5 paradas en el pueblo, cuando con dos mejor distribuidas sería más que suficiente, ya que la distancia que separa cada una de las parada ¡no supera los 500 metros!

Dejo para el final el proyecto estrella de este año en lo referente a transporte en autobús, el AEROTIB. Vergüenza ajena me daba ver pasar puntual al autobús con quizá 8 o 10 pasajeros en pleno verano y, media hora después, el autobús de línea regular, abarrotado y con los 15 o 20 minutos habituales de retraso. ¿No sería mucho más eficiente aumentar las frecuencias de la línea regular y concentrar los pasajeros que vayan al aeropuerto en Llucmajor? Sí, pero no quedaría tan "bonito" como decir que se tiene una línea exprés para los turistas (a los que vivimos aquí, que nos den...).

PD: ¿Y cuando llegará el tren a Migjorn? Nunca, seguiremos haciendo autopistas hasta que nadie quiera venir a visitar nuestra isla de asfalto.


jueves, 5 de octubre de 2017

Modelo de reclamación patrimonial

Teníamos dos entradas compradas para el Survival Zombie Cunit de día 7 de octubre de 2017, con los correspondientes vuelos, pero a dos días del evento (día 5 de octubre) el Ayuntamiento ha emitido un comunicado de cancelación del mismo debido a los acontecimientos recientes. Lo que nos ha supuesto un perjuicio económico: la pérdida de los vuelos comprados, ya que la empresa organizadora se hace cargo de la devolución del precio de las entradas.

Por ello hemos elaborado un modelo de reclamación patrimonial, no solo para nuestro uso personal sino también para que todos los que os hayáis visto perjudicados de un modo similar por esta u otras cancelaciones, podáis hacer uso de él.

Sabemos que lo más probable es que se excusen en la fuerza mayor, aún así hemos intentado argumentar en sentido contrario y su presentación no cuesta nada. Podéis presentar la reclamación en el registro de cualquier Administración Pública e incluso en Correos.

Esperemos que os sirva de ayuda y estimen nuestras reclamaciones.

miércoles, 17 de agosto de 2016

Por qué no compraré más zapatos de la marca Mustang


Me estreno como redactora de este blog, aunque ya se publicó un texto mío, con una crítica sobre la calidad de los zapatos Mustang.

En julio de 2015 me compré dos pares de sandalias de verano en la tienda oficial de Mustang ubicada en Festival Park (Mallorca). La verdad es que las dos eran muy bonitas y quedaban a buen precio al haber empezado ya las rebajas, es decir, que en un período normal no me hubieran salido muy económicas. Pues bien, las llevé durante el verano del 2015 unos cuantos días, la verdad es que tengo bastantes zapatos y voy alternando mucho, por lo que tampoco es que les diera mucha caña. Llegó el invierno, las guardé cuidadosamente con su caja, con papel antihumedad y bien cuidadas.

Cuál no fue mi sorpresa cuando el primer día que llevo cada una de ellas este verano (2016) se rompen y quedan totalmente inutilizables. Una de ellas con el tacón totalmente partido, la otra con la tira del pie totalmente despegada. Vamos, en total cada una la habré llevado unas 7 u 8 veces. Por muy buen precio que tengan, por muy outlet que sean, por mucho que sea una marca que vende estética y no calidad del zapato, ¡considero totalmente inconcebible que unas sandalias duren menos de 10 veces puestas!

Ni 10 veces puestos y la tira despegada

Quién curará mi tacón partio :'(

Manifesté mi queja por las redes sociales sin esperar ningún tipo de respuesta, no esperaba colaboración de una empresa que hace zapatos de tanta calidad. Sin embargo, imagino que para intentar evitar mala publicidad, Mustang me escribió y me dijo que fuera a reclamar a la tienda donde las había comprado.

Bien, no tenía grandes esperanzas, pero hacia allí me dirigí. La dependienta me dijo que ella no podía hacer nada pero que hablaría con su encargada, ya que ciertamente no es normal que unos zapatos duren tan poco. Se apuntó mi número de teléfono, el ticket de compra y me aseguró que me llamaría, sin embargo esa llamada nunca llegó. Volví a escribir a través de las redes sociales, informando a Mustang de que la tienda se había desentendido del problema, a lo que nunca obtuve respuesta.

Así que no sólo la calidad de los zapatos de Mustang es nefasta, sino que además su atención al cliente es de lo peor que he conocido, intentando quedar bien ante al público, para que sigan comprando sus zapatos de papel pero sin dar realmente la cara ante los problemas.